Loading...

Depresión (Psicología Infantil y Adolescente)

La depresión es un trastorno del estado de ánimo. Para poder hablar de depresión, hemos de encontrar una serie de síntomas de forma estable; es común utilizar el término como sinónimo de estar triste, pero la depresión es mucho más que experimentar tristeza. Por ello, para considerar que nos encontramos ante un episodio depresivo, los síntomas deben mantenerse durante un espacio prolongado de tiempo (más de dos semanas) y presentarse conjuntamente, sin que haya ninguna otra alteración médica o consumo de sustancias que los justifique. Entre dichos síntomas encontramos: estado de ánimo depresivo, consistente en síntomas de tristeza, que pueden ser expresados o no. En adultos, son frecuentes las verbalizaciones negativas de desesperanza. En los niños y adolescentes, también se ha observado que es frecuente un estado de ánimo irritable. Por otro lado, una disminución del interés por las actividades durante todo el día (actividades académicas, sociales, que anteriormente resultaban reforzadoras o agradables).

Estos dos síntomas deben aparecer conjuntamente para que podamos hablar de depresión; sin embargo, existen otros síntomas que son frecuentes y que nos pueden resultar de ayuda como señales de alerta de la depresión, tales como: pérdida de peso, problemas para dormir (tanto insomnio como hipersomnia), cambios en la forma de moverse (tanto enlentecimiento como agitación excesiva), sentimientos de culpa o de inutilidad, problemas para concentrarse, pensar o tomar decisiones. También pueden producirse pensamientos sobre la muerte, o ideación suicida. Ante esta sintomatología, y tras la evaluación pertinente, son esenciales en la intervención psicológica tanto el favorecer la activación y recuperar paulatinamente las actividades, como el trabajar los pensamientos negativos que afectan negativamente al estado de ánimo y a la autoestima, para lograr que el niño comience a salir de la espiral depresiva. En este proceso será fundamental la orientación a los padres, a través de pautas que refuercen lo trabajado en consulta, y que favorezcan una recuperación completa.